Tarde, en Barcelona

Cada bar con su emigrante
cada cual con quién lo extraña
cada mar con su vermut
cada puerto con su caña

Con el tiempo que me aturde
por pedir un chipirón
mientras trato sin guitarra
de cantar una canción

Que me lleve hasta mi casa
dibujando en esta mesa
tu sonrisa que me diga
que la vida solo es ésa

Y recuerdo sin sentirlo
con nostalgia más valiente
pa’ poderte delatar
lo importante del presente

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.