Suerte

Que sea fuerte la suerte
y se haga grande el azar,
que viva el hombre la muerte
y muera en ti su verdad.

Que crezcan fuertes raíces
y ericen siempre mi piel,
que con un beso las pisen
el dulce andar de tus pies.

Cuando llegando hasta el cielo
mi árbol viejo será
mirará alegre hacia el suelo
que lo vio un día brotar:

recordará la semilla
y el sol lo verá reir,
haciéndo al viento cosquillas
y acariciándote a ti.

 

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.